• ¡Les damos la bienvenida al SIAP Buenos Aires!

    “Quizá no podemos vivir una vida sin dolor”. A pesar de que no todo dolor es patológico y su abordaje tiene infinitas aristas: Físico, social, psicológico, espiritual, moral. En el SIAP nos proponemos revisar todas las aristas y trabajar sobre las herramientas para su abordaje”.

  • Debate Virtual

    El debate virtual planteado en el seminario es una oportunidad para madurar ideas entre los participantes quienes comparten y analizan documentos y publicaciones en un fértil intercambio.

    En los SIAP el debate virtual puede llevar a unas mil intervenciones antes del encuentro presencial. Y, desde luego, continúa tras el mismo, pues son siempre muchas las cuestiones pendientes. Los debates virtuales se inician dos meses antes del seminario, las personas inscriptas recibirán información por mail para iniciar su participación a través de foro en los debates virtuales.

    Sesión satélite

    Los Casos-situaciones de la sesión Satélite duran 15 minutos (5’ de exposición y 10’ de debate) el alumno que se inscriba tendrá un mes para resolver el caso que luego presentará durante el seminario presencial.

    Quienes sean estudiantes y residentes, y se inscriban virtual y presencialmente en el Seminario, pueden optar a ser ponentes, al análisis de una de los 12 casos-situaciones clínicas que se estudiarán para determinar los problemas en relación con “salud y dolor en atención primaria”. Para ello contarán con un tutor virtual que les ayudará a preparar la presentación

    Seminario

    Los Seminarios siempre han sido básicamente un debate virtual previo y posterior a un debate presencial.

    El debate presencial es el momento de maduración que justifica el debate virtual previo y posterior. La autoridad moral y científica se obtiene luego de haber participado, seguido y leído el debate virtual además de la participación en las actividades virtuales.

    Nuestro horizonte es transversal, de búsqueda de la dignidad de pacientes y colegas, y de quienes participamos. Queremos cambiar la forma en que trabajamos desde dentro, desde la innovación. Creemos que "otro mundo" es posible y que hay alternativas a los "discursos únicos".

  • Pre SiapArgentina

    Cine-forum “Consulta 32”

    Se realizará un cine debate sobre “Como es vivir con fibromialgia”

    Tendrá lugar el día miércoles 6 de noviembre en el Salón de Actos del Hospital Italiano de Buenos Aires, calle Potosí 4058 C.A.B.A. desde las 15:30 hasta las 17:30hs.

     

    A cargo de Vicente Palop Larrea

    Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

    Consulta de Fibromialgia. Hospital de Denia. Alicante(España).

    Asesor Médico de Ribera Salud.

  • Programa

    Usted puede descargar el programa a través del siguiente botón.

  • Expo fotógrafo Aldo Tavella

    Aldo Tavela

    Aldo Tavella

    Reseña

    Nací en San Miguel, Argentina, en marzo de 1943. Descubrí la “magia” de la fotografía a los 10 años, con un primo mayor (a quien agradezco) que hacía sus primeras armas con negativos, químicos y papeles fotográficos. A los 15 participé por primera vez en un concurso. Con 18 años tuve mi primera cámara, construí una muy rudimentaria ampliadora, armé el laboratorio en el garage y comencé mi formación como autodidacta. En la UBA cursé la carrera de Odontología, que ejercí durante veinticinco años.

     

    Alterné mi residencia entre Argentina, España y Brasil, haciendo fotografía de danza, publicidad, tapas de libros y CD; participando también en concursos y exposiciones. Realicé trabajos de publicidad para la Rêde Globo en Sao Paulo, Brasil en 1977. Me incorporé como docente a la Escuela Cinematográfica de Madrid, dirigida por Gerardo Vallejo en 1979.

     

    Estudié dibujo, pintura, monocopia y gofrado con el pintor Rubén Rey en San Miguel, Argentina. Asistí a cursos de perfeccionamiento con Antonio Bueno, Manuel López, Jaime Ferré y Paco Rosado en Madrid y Málaga, España.

  • Comité organizador

    Comité Organizador SIAP 2019

    Nanci Cristina Giraudo

    Médica de familia

    Karin Kopitowski

    Medica de Familia

    Pablo Tesolín

    Médico de Familia

    Daniela Epstein

    Médica de familia

    Laura Fraguas

    Médica de familia

    Daiana Emilce Baiocchi

    Enfermera

    Valeria Vietto

    Médica de familia

    Cecilia Laura Drimer

    Médica de familia

    Sofía González Carvajal

    Estudiante

    Nahir Aucar

    Estudiante

    Maria Jimena Juarez

    Estudiante

    María Cecilia Gómez

    Estudiante

    Emma Teresa Urbancic de Marusic

    Licenciada en enfermería

    María Rezzónico

    Médica de familia

    Mercedes Pérez-Fernández

    Licenciada en Medicina. Medicina Interna.​

    Juan Gérvas

    Médico de familia

  • Dónde alojarse en Buenos Aires

    Alquiler temporario

    Departamentos en alquiler

    Fabio W. Di Rosso

    Mail: fabiodiro@hotmail.com

    • Edificio Delicias: J.D. Perón 4151 CABA
    • Edificio Témpora: J. D. Perón 4171 CABA

    Edificio Témpora

     

     

    Alojamiento solidario

    El SIAP Argentina cuenta con alojamiento solidario para aquellos que deseen alojarse en algún hogar de los participantes del Seminario.

    Los interesados enviar mail a:

     

  • Relatos vitales

    Co-Presidencia

    Nanci Cristina Giraudo, hija, hermana, esposa, mamá de Joaquín y Rocío, compañera, amiga y emprendedora, porque de eso se trata la vida, a la cual intento vivir plenamente siendo fiel a mis principios y convicciones e intentando ser feliz lo más que pueda. Muy exigente con todo lo que hago y emprendo, con el equipo de trabajo y en especial conmigo misma, creativa, optimista por naturaleza, solidaria y creo fervientemente en la cadena de favores. Mis disfrutes son muchos: mi esposo e hijos, los amigos, una buena lectura o película, paseos al aire libre (caminatas, bicicleta o caballo), me encanta el campo (quizás porque me remonta a mis orígenes), hacer yoga, pilates y también mi trabajo, el cual me ha dado y me da muchas alegrías. Especialista en Medicina General y Comunitaria, salubrista, gestora en atención primaria, desarrolladora institucional y de fondos. Para formarme he viajado y recorrido muchos kilómetros en todos estos años, dado que mi ciudad natal es pequeña en el sur de la provincia de Santa Fe, pasando así por diferentes lugares y casas de estudios. Desde hace 21 años vivimos en la ciudad de Buenos Aires porque trabajo en el Hospital Italiano de Bs. As. en el Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria, docente (de grado y posgrado) e investigadora (me gusta la investigación cualitativa en la cual me he formado durante muchos años) en al ámbito público y privado. Además, soy directora ejecutiva del Centro de Medicina Familiar y Comunitaria San Pantaleón y coordinadora del voluntariado (Programa de la Fundación MF), en Bajo Boulogne, Gran Buenos Aires. Considero que ser médico en atención primaria es más que saber medicina, es una forma de ver, de concebir la salud y un compromiso permanente con los otros. Compromiso mutuo con las personas (devenidas o no en pacientes), con las familias y su contexto, porque considero que la salud se construye colectivamente. Podría decir que soy feminista no radicalizada. En los últimos años he decidido trabajar junto a un equipo de atención primaria para desnaturalizar la violencia de género contra la mujer, trabajo de hormiga y sin descanso en la comunidad de Bajo Boulogne, por el cual he sido premiada y reconocida. Sigo pensando y trabajando… Mi sueño es crear un fondo global para promover la salud colectiva en diferentes comunidades del mundo, donde participen los gobiernos, los capitales privados, la sociedad civil y la academia.

     

    Karin Kopitowski, nací en Buenos Aires y en Buenos Aires he crecido y madurado. Médica egresada de la Universidad de Buenos Aires, abracé la Medicina Familiar a la que conocí casi por casualidad. Creo que la Medicina Familiar me encontró a mí. Hice mi Residencia en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Me incorporé cuando el Servicio de Medicina Familiar tenía 3 o 4 médicos y mi camada era la segunda cohorte de Residentes de la especialidad. Han pasado casi 30 años de eso. Ahora el Servicio tiene más de 100 médicxs. Y tengo la enorme fortuna de liderarlo desde hace 8 años. La actividad asistencial me apasiona. Como también enseñar. Por eso soy docente de grado y post grado en diferentes Universidades tanto públicas como privadas. Trato de contagiar a mi entorno con la prevención cuaternaria, los cuidados centrados en las personas y sus familias y en la toma de decisiones compartida con lxs pacientes. En estos mismos temas, me gusta investigar. Así es como dentro del Servicio lidero una línea de Toma de decisiones compartida y Prevención cuaternaria. Peleo contra los programas de atención verticales. Leo y releo a Barbara Starfield. Durante muchos años presidí el comité de revisión institucional de protocolos de investigación y actualmente dirijo el Departamento de Investigación del Instituto Universitario Hospital Italiano. Me gusta estar con la gente joven y escucharlos. Me dan alegría. Y aprendo mucho. Soy madre de una niña y un adolescente. Casada con un señor cubano. Optimista por naturaleza.

  • Integrantes del comité:

    Pablo Tesolín, Médico de Familia Hospital Italiano de Buenos Aires. Tengo 50 años, dos hijas adolescentes y un perrito, soy médico de Familia desde hace 25 años, siempre digo: “mis pacientes son familias” y también me dedico a la educación continua especialmente en el formato virtual. Como médico de cuidados de salud global haciendo medicina basada en la evidencia combinada con medicina centrada en el paciente paradójicamente o quizá no tanto, mi familia se fue constituyendo también con mis pacientes con quienes convivo a diario, siempre asisto cuando ellos me invitan por ejemplo a presentaciones artísticas, pero también voy a los cumpleaños o a cenar y, hasta los entierros. El cuidado longitudinal y el acompañamiento me ha ido convirtiendo en un miembro más de muchas familias con las que comparto momentos maravillosos y difíciles de sus vidas. Me gusta la música, y el deporte, he probado casi todos ellos, soy de la generación que creció con la música electrónica y la disfruto mucho con mis amigos.

     

    Valeria Vietto, Nacida y criada en un pequeño pueblo al este de la provincia de Córdoba, en la tranquilidad y sencillez de la vida campestre en la que se dormía con la puerta sin llave. Finalizada mi formación de grado en Medicina en la Universidad Nacional de Córdoba, me mudé a la ciudad de Buenos Aires, donde encontré nuevos desafíos al iniciar la residencia de Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital Italiano. Allí encontré mi lugar en el mundo, donde trabajar para asistir a personas y familias, rodeada de profesionales brillantes e inspiradores, a la vez buenas personas que se convirtieron en parte de mi familia y me apoyaron para seguir creciendo. Me incorporé al área de investigación, al comité editorial de la revista “Evidencia, Actualización en la Práctica Ambulatoria”, cursé la Maestría de Investigación Clínica y me sumé progresivamente a la docencia universitaria de grado y posgrado en el Instituto Universitario Hospital Italiano, siempre vinculada con la investigación y la medicina informada en la evidencia. En estos últimos años, mis más grande desafío es la búsqueda del equilibrio entre el tiempo dedicado a mis trabajos como profesional de la salud y como madre de tres pequeñas grandes mujeres, ambas carreras de tiempo completo en pleno desarrollo.

     

    Soy Cecilia Laura Drimer, tengo 35 años y soy médica de familia. Trabajo en el Hospital Italiano de San Justo como médica de cabecera y en un consultorio de tratamiento de dolor musculoesquelético. Además, desde hace algunos años soy miembro de la comisión directiva de la Asociación Metropolitana de Medicina Familiar (AMMF) y hace poco me sumé al equipo de la Federación Argentina de Medicina Familiar y General (FAMFyG), en donde trabajamos en equipo con el objetivo de apoyar, fortalecer y difundir nuestra especialidad. Vivo con mi novio, Federico. Me gusta cantar y disfruto de compartir tiempo con mi familia y amigos.

     

    Soy Laura Fraguas, tengo 29 años y soy médica de familia de Buenos Aires, Argentina. El año pasado fui jefa de residentes de medicina familiar y comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires y este año estoy comenzando a construir un camino profesional en esta especialidad. Actualmente trabajo en el mismo hospital dando atención programada y no programada a sus afiliados, trabajo un día a la semana en un centro de salud público llamado San Pantaleón del conurbano de Buenos Aires y estoy coordinando un grupo virtual de un programa de educación continua en salud familiar, ambulatoria y comunitaria (PROFAM). También estoy haciendo una diplomatura en prevención de consumo problemático de sustancias en el ámbito escolar. Dentro de la especialidad tengo ganas de seguir creciendo y capacitándome en muchas áreas: educación médica, investigación, salud mental, salud de la mujer y abordaje de problemas osteomioarticulares. En lo personal, desde hace 5 años que convivo con mi novio. Actualmente estoy haciendo diversos talleres de manualidades y probando diferentes tipos de actividad física ya que en estos años de formación me costó mucho encontrar tiempo para poder hacerlo de forma regular.

     

    Mi nombre es Sofía González Carvajal, soy una buscadora de la verdad. Tengo una hermosa familia. Me dedico hace años al desarrollo y la recuperación de las medicinas ancestrales andinas. Soy miembro de la Asociación hijos del Sol del Tawaintisuyu y me he formado en la etnomedicina andina Waiora, creada por el Machi Renu (autoridad médica y espiritual mapuche) Rehue Calquin. Formo parte de los docentes a cargo de la formación actualmente. Además, estoy terminando la carrera de Medicina en el IUHI. Creo en la integración de las medicinas para el bienestar del paciente, en el trabajo en equipo para el enriquecimiento mutuo y en la continua investigación más allá de los dogmas establecidos para la evolución del conocimiento.

     

    Mi nombre es Nahir Aucar soy oriunda de la ciudad de Corrientes y tengo veinticuatro años. Mi familia está compuesta por mi mamá, mi papá y mi hermana menor. Hace cinco años vine a vivir a Capital Federal con el objetivo de estudiar medicina en el Instituto Universitario del Hospital Italiano y actualmente me encuentro finalizando el quinto año. En el transcurso de la carrera me di cuenta de que mi vocación se orienta a la atención primaria por eso encuentro en una de mis posibilidades realizar especialidades asistenciales como por ejemplo medicina familiar. En mi tiempo de recreación disfruto de realizar actividades al aire libre como correr, leer y tomar mates.

     

    Daiana Emilce Baiocchi. Crecí junto a mis padres, y mis dos hermanas menores. A las que amo, salvo en algunas situaciones. Desde pequeña amaba bailar, y pintar. Tengo facilidad con las manualidades, mi abuela me enseñó a tejer y coser, como si fuera un juego. Con los años pase por varios colegios, privados y públicos. Mi mamá como buena maestra quería brindarme la mejor educación posible, dentro de sus posibilidades. Mis años en el secundario, fueron gloriosos. Y aunque en ese momento no me diera cuenta, ya me estaba encaminando para el lado de la enfermería. Más allá, de que estudiaba Economía y Gestión de las organizaciones. Como toda adolescente no tenía en claro que quería para mí en un futuro, después de pasar por la carrera de Economía, Magisterio y varios cursos, comencé a estudiar Instrumentación Quirúrgica y como complemento el Auxiliar de Enfermería en Cruz Roja Argentina. En cuanto comencé mis prácticas lo supe, quería ser enfermera. Para mi Enfermería no es solo mi profesión, también es mi vocación. Cuando les contaba a mis amigos sobre mi decisión, la mayoría me decía que estaba loca. “Como vas a estudiar eso”. Y mis padres casi se mueren…. Pero la verdad es que era mi decisión y lo que realmente me gustaba. “La enfermería es como una manía, una fiebre en la sangre, una enfermedad en la sangre que una vez contraída no se puede curar. Si no fuera así, no habría enfermeros” (M. Dickens). Y así lo sentía yo. Después de recibirme comencé a trabajar en geriátricos, donde no siempre eras bienvenida, el hecho de tener un título y matrícula, por más que sea un auxiliar, a las demás compañeras no les agradaba para nada. Con el tiempo me di cuenta de lo mal pago que era nuestro trabajo y como muchas veces ese pagar derecho de piso, te desalentaba. Con la esperanza de seguir la carrera me inscribí en la universidad, y con mi pareja empezamos a construir nuestra casita. Pero por cosas del destino nos separamos y para cubrir mis deudas abandono mis estudios, para trabajo y solventarme. Pasaría por varios empleos en el ámbito de la salud, y siempre me daba cuenta de lo mismo, lo mucho que me faltaba aprender para mejorar mi desempeño. La mayoría de mis pares en ese entonces eran auxiliares de enfermería como yo, pero cuando trabajaba con un universitario, se notaba la diferencia, todo accionar estaba justificado. Cuando tuve la experiencia laboral necesaria, entre a trabajar en una clínica. Para ese momento ya había estudiado en varias instituciones y había abandonado, debido a que mis tiempos eran limitados y lo primordial era trabajar. Lo bueno de mis estudios es que por más que los interrumpía, aprendía cada vez un poco más. Hoy a mis 34 años terminé la carrera de enfermera universitaria y comencé a estudiar la Licenciatura en el Hospital Italiano. Lo cual me encanta, pero por otro lado me preocupa todos los cambios que se están produciendo en relación a la carrera de enfermería en nuestro país. La enfermería, para mí, es un pilar en el sistema de salud. Y si no se le daba la importancia necesaria, este se podría derrumbar.

     

    Mi nombre es Maria Jimena Juarez, tengo 24 años. Soy de Santiago del Estero y vine a Buenos Aires hace 6 años para estudiar medicina. Como buena santiagueña duermo siesta y me gusta el folklore. En realidad, la música en general, es muy importante en mi vida, en el tiempo libre me gusta cantar, bailar o tocar la guitarra. Mi familia está formada por mi papá, mamá y dos hermanos. Estoy terminando 5° año de medicina y ahora que está llegando el final, descubrí que el camino que quiero seguir es el de la medicina familiar, ya que podría combinar la medicina con la actividad comunitaria que tanto me gusta.

     

    Mi nombre es María Cecilia Gómez,soy estudiante de 5º año de medicina del IUHI y desde hace unos años estoy a cargo del grupo de ayudantes de Ciencias morfológicas. El descubrimiento de la actividad docente como estudiante representó para mí, una piedra angular. Me abrió las puertas a la interacción con estudiantes de otras carreras, otras instituciones y a trabajar en equipo desde estadios formativos tempranos, además del desarrollo y potenciación de competencias, muchas de las cuales desconocía tener. Soy muy emprendedora, realmente me divierte armar proyectos y llevarlos a cabo, dedico parte de mi tiempo libre a estas cuestiones y además disfruto mucho pasar tiempo con mi familia y amigos. Cada momento de mi vida está musicalizado y si bien me encanta cantar, lo hago muy mal… pero no considero que eso sea un factor limitante.

     

    Mi nombre es María Rezzónico (11/12/76), soy médica de familia. Me especializo en gestión sanitaria y salud comunitaria, vivo la medicina en el barrio, me cuesta en el hospital. Tengo dos hijos pequeños y un compañero. Vivimos en Buenos Aires, cerca del Río de la Plata, lo aprovechamos y disfrutamos. Soy estudiante de medicina antroposófica y me entreno en observación goetheana de la naturaleza.

     

    Emma Teresa Urbancic de Marusic, soy hija de una familia de 11 hermanos, quinta en orden, de padres emigrantes de Eslovenia. Con mi esposo Alejandro formamos una familia bendecida con 4 hijos, y soy abuela de 3 varones y el cuarto BB en camino. Viajo a Mendoza seguido porque viven allí. Amo a mi profesión. Enfermera desde 1976, pediátrica del Htal R. Gutierrez. Licenciada en Enfermería en UN Rosario en 1999, profesora en enfermería en 2001, Master en Salud Mental CC Sociales y CC Humanas en Barcelona, en 2007. Diplomatura en Periodismo en el Ambito de la Salud - Divulgación Científica – UAI en 2008. Doctoranda en Salud Mental Comunitaria, UN Lanús – Tesis en curso – y Doctoranda en Ciencias de la Salud – IUHI. Hice cursos en APS, Adicciones, Psicotrauma y Situaciones críticas individuales y colectivas, Emergencias emocionales. Soy Facilitadora transcultural esloveno – argentina. Feliz por ser docente en IUHI en la Carrera Licenciatura en Enfermería en materias de Adultos y Anciano, Comunitaria y Salud Mental. Escribí el libro “LOS CUIDADOS DEL CUIDADO”, lo cual me trae muchas alegrías. Gestiono y participo en actividades de la Comunidad eslovena en Argentina. Haber estado en la India en las casas de la Madre Teresa de Calcuta como voluntaria, fue una de las mejores experiencias. La recreación, el juego, el deporte, la guitarra y el canto son mis mejores relaciones con los otros. Caminar por las montañas, o nadar en el mar, me hace sentir importante por lo que la naturaleza me regala. Estar al aire libre es reparador y gestor de inspiraciones de poesías y cuentos.

     

    Mi nombre es Daniela Epstein tengo 52 años, estoy casada y tengo 1 hija y 1 hijo, mellizos de 18 años. Disfruto de la Medicina Familiar acompañando a familias hace más de 25 años… algunos que empezaron como pacientes siendo adolescentes y ya son padres, otros a quienes recuerdo con cariño, aunque ya no estén. Trabajo en el Hospital Italiano y hace 3 años me sumé al equipo de Centro de San Pantaleón donde trabajo en especial con el tema de los derechos sexuales y reproductivos, consejerías. Esta incorporación al Centro me re-conecto después de muchos años con lo que fue el principal motivo de elegir la carrera de medicina, trabajar con la población más vulnerable para hacer valer sus derechos y que tengan acceso a una atención médica de calidad como toda la población se merece. Me gusta también compartir encuentros con la familia y amigos, leer, ver espectáculos ya sean de cine, teatro o música.

  • Equipo CESCA

    Mercedes Pérez-Fernández, Licenciada en Medicina por la Universidad de Valladolid (España) y especialista en Medicina Interna, dejó la comodidad del hospital por la posibilidad de ser al tiempo madre y médico de cabecera de 2.000 pacientes. Con cinco hombres en casa se hizo feminista de armas tomar. Sus pacientes salían con frecuencia en las noticias, en la sección de sucesos, pues dedicó casi tres décadas (70, 80 y 90 del siglo XX) al bronco San Blas, del Madrid del tiempo de antes, durante y después de “la Movida”, cuando la heroína mataba tanto como el SIDA. Tras un tiempo en un asilo (como médico) ocupó plaza de médico de pueblo ya sin hijos en casa, en la primera década del siglo XXI. Entre las experiencias vitales, el viaje de tres meses de 2011 recorriendo la piel y las venas abiertas de Brasil (25.000 km, 32 ciudades, 19 estados, 70 centros de salud), zonas de bajo Índice de Desarrollo Humano, para evaluar la atención primaria con la Sociedad Brasileña de Medicina Familiar y Comunitaria. De siempre le gustó la ética médica y le ha dedicado horas de teoría y práctica. También le gusta pintar al óleo y hacer iconos al estilo antiguo. Se le da muy bien el punto y lucen piezas hechas a mano su esposo (Juan Gérvas), cuatro hijos y ocho nietos (y algunos amigos). Todavía, a veces juega con Honorata, la muñeca que viste y calza como si fuera la hija que nunca tuvo, que le regaló su entonces novio y actual marido. Baila muy bien, es alegre y animosa, buena compañera de viajes y del viaje de la vida. Lee ficción, aprecia el buen vino, disfruta de las calas del Cabo de Gata (Almería, España) y del nadar en el mar Mediterráneo, y no le importa pasar el rato distraída “pensando en las musarañas”. No aguanta ni la injusticia, ni la corrupción, ni a los abusones, ni a los estúpidos, ni a los chulos, ni las tonterías innecesarias. En 2015 tuvo un grave infarto de miocardio del que está recuperada, más animada y más crítica con la medicina que nunca. Ha publicado con Juan Gérvas tres libros: "Sano y salvo, y libre de intervenciones médicas innecesarias", "La expropiación de la salud" y "El encarnizamiento médico con las mujeres". Entre todas sus publicaciones científicas elegiría para docencia de estudiantes y residentes: “El efecto cascada: implicaciones clínicas, epidemiológicas y éticas” y “Aventuras y desventuras de los navegantes solitarios en el Mar de la Incertidumbre”.

     

    Juan Gérvas, médico y hombre feliz (con camisa y sin ser del todo idiota). Casado con Mercedes Pérez-Fernández, cuatro hijos, ocho nietos. Viajamos con ellos todos los veranos a lugares varipintos (en 2016 a Islandia, en 2017 a Castilla y León, en 2018 a Estocolmo, en 2019 a Rusia), sin sus padres. Optimista nato, crítico duro, positivo en lo práctico diario. Empezó medicina en Valladolid (España) con 16 años, y acabó a los 22, con un hijo y esperando otro. Durante la carrera, alumno interno de Medicina Interna, y becario de IBM para el desarrollo de la historia clínica electrónica (en 1969 ya decían: “En diez años, la historia resolverá los problemas de coordinación”). Primeros años profesionales dedicados a la docencia (anatomía)y a la tesis doctoral en Valladolid (facultad de medicina) y la investigación en laboratorio (neurología, modelos experimentales de enfermedad de Parkinson) en Madrid (facultad de medicina de la Autónoma y hospital Ramón y Cajal). Búsqueda de "vida" como médico de cabecera (médico general) en la atención primaria a la que ha dedicado el resto de su vida. Escritor de lo que vive y siente, entusiasmado con lo que hace. Exigente con los demás, pero más exigente consigo mismo. Primeras décadas de trabajo como médico general en Madrid capital (en la intersección de la riqueza y la pobreza, de los “doctores en” y de los analfabetos, entre la glorieta de Cuatro Caminos y la calle Orense), la última década profesional de médico rural en la sierra de Madrid, atendiendo población del valle del río Lozoya, en el entorno del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (pueblos de Canencia de la Sierra, Garganta de los Montes y El Cuadrón). Practicante de una medicina con límites, científica y humana (armónica). Profesor siempre en la universidad española, en torno a la salud pública y la atención primaria, a tiempo parcial, también en Estados Unidos (Escuela de Salud Pública de la Johns Hopkins, de 1991 a 2013) y en la Escuela Nacional de Sanidad (todavía profesor invitado de Salud Internacional). Jubilado de la clínica, activo en docencia y en la Red. Le gusta la poesía, y el cine en versión original, andar por el campo, nadar en el mar (desnudo), saltar al agua desde acantilados altos y conducir (hubiera sido camionero si no fuera médico). Se defiende en español e inglés, convive con el catalán, el francés, el italiano y el portugués y llegó a saber ruso. Ha publicado con Mercedes Pérez-Fernández tres libros en Libros del Lince (Barcelona): "Sano y salvo, y libre de intervenciones médicas innecesarias", "La expropiación de la salud" y "El encarnizamiento médico con las mujeres". Coordinó el libro del Equipo CESCA sobre "Registros en atención primaria" y con Josep Casajuana el de "Renovación de la atención primaria desde la consulta". Entre sus publicaciones científicas para estudiantes y residentes destacaría “Is clinical prevention better than cure?” y “Clinical care and health disparities”.

    ×
    fsdfsdf